Clínica dental Morad, Sevilla

Cómo limpiar tu cepillo de dientes

Cuando oíste por primera vez que diversos estudios detectaron un alto porcentaje de bacterias fecales en los cepillos de dientes seguro que te echaste las manos a la cabeza. Sin embargo, y siendo sinceros, ¿desde cuándo no limpias tu cepillo de dientes? Un buen enjuague con agua no es suficiente para eliminar suciedad, resto de pasta de dientes y desinfectar un utensilio que introducimos en nuestra boca (y por tanto, en nuestro cuerpo) a diario.

Hemos creado este post para enseñarte cómo limpiar tu cepillo de dientes y así no tengas que sufrir las consecuencias de una mala higiene dental. Por supuesto, puedes llevar a cabo estas técnicas tanto con un cepillo manual como con uno eléctrico (separando mango y cabezal). Existen muchas formas de limpieza, así que elige la que más te convenga:cepillo-dental

  1. Agua caliente y vinagre. Toma un poco de vinagre blanco y sin diluir, colócaloen un vaso. Introduce el cepillo de dientes cuidando que todas las cerdas estén cubiertas por el vinagre. Déjalo reposar durante 2 horas, enjuaga con agua fría y déjalo secar.
  2. Vinagre y bicarbonato de sodio. Media taza de agua en un vaso, dos cucharadas de vinagre blanco y otras dos de bicarbonato de sodio. Mezcla bien e introduce el cepillo de dientes. Con media hora será suficiente. Luego enjuaga y listo para utilizar.
  3. Enjuague bucal. Suele ser el método más común. Puedes dejarlo sumergido durante una hora en enjuague bucal.
  4. Agua oxigenada. Sumerge el cepillo dental después de cada cepillado en una solución al 3% de peróxido de hidrógeno (agua oxigenada). Mantenlo ahí hasta el siguiente cepillado y recuerda cambiar la solución por una nueva cada vez que te laves los dientes.
  5. Bicarbonato de sodio y alcohol. Medio vaso de agua con una cucharada de bicarbonato de sodio. Deja reposar durante 30 minutos y luego enjuaga con normalidad. Luego coloca alcohol en otro vaso y sumerge de nuevo del cepillo durante 15 minutos. Desinfectado y listo para usarse.
  6. Pastilla de dentaduras. Disuelve una pastilla de limpiar dentaduras postizas en agua caliente y sumerge tu cepillo de dientes. La efervescencia eliminará los restos de las cerdas.
  7. Agua hirviendo. Si no tienes tiempo de usar los métodos anteriores que dan mejores resultados, coloca el cepillo en agua hirviendo durante 2 minutos (bajo el grifo o en un vaso con agua hirviendo).

Para que esta desinfección e higiene perduren el máximo tiempo posible vamos a darte una serie de consejos a tener en cuenta a la hora de guardarlo y utilizarlo:

  1. Intenta que se seque bien antes de guardarlo, la humedad hace que proliferen las bacterias.
  2. No lo guardes en un envase cerrado.
  3. Lávate las manos antes de utilizar el cepillo.
  4. Hazlo siempre en posición vertical, con las cerdas hacia arriba.
  5. Ponlo lo más alejado posible del inodoro.
  6. Limpia el recipiente en el que dejas el cepillo mínimo una vez por semana.
  7. Intenta que los cepillos de dientes de toda la familia no se toquen, para no pasar bacterias de uno a otro.
  8. No compartas tu cepillo de dientes.
  9. Reemplázalo cada tres o cuatro meses.
  10. Si estás enfermo a alguien de tu casa lo está presta especial atención a la limpieza de los cepillos de dientes.

Siempre ten en cuenta que lo haces por tu salud y la de los tuyos. No necesitas mucho tiempo, tan sólo hábito. Y si tienes cualquier pregunta sobre higiene dental, ponte en contacto con nosotros en nuestra Clínica de Sevilla. Te ayudaremos en lo que necesites.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *